Newsletter, Obsequios y mucho más. Descubre MyMacro: Regístrate Entra Descubre MyMacro: Regístrate Entra
Benessere e conoscenza dal 1987
Home / Blog / Salud y Bienestar

Cuida la vista de tu hijo: las siete buenas costumbres para evitar los trastornos y la fatiga visual

Salud y Bienestar

Cuida la vista de tu hijo: las siete buenas costumbres para evitar los trastornos y la fatiga visual

Salud y Bienestar

Cuida la vista de tu hijo: las siete buenas costumbres para evitar los trastornos y la fatiga visual

En Cuida la vista de tu hijo los autores Vittorio Roncagli y Vania Galbucci proporcionan valiosas informaciones y recursos para crecer niños sin problemas visuales. ¡Aquí te dejamos siete buenas costumbres para prevenirlos!


Redacción Macro Ediciones

Las sugerencias que encontraras a continuación muestran cómo es posible, aplicando unas simples medidas cotidianas, evitar trastornos visuales funcionales causados por malas costumbres y posturas inadecuadas.

1. Mantenerse a una distancia adecuada cuando se realizan actividades visuales a una distancia cercana

La distancia de lectura inadecuada es una de las mayores causas de cansancio visual. Si bien son necesarios test específicos para medir exactamente la distancia de lectura ideal, cada persona puede descubrir con buena precisión su propia distancia mínima de lectura: basta con apoyar el puno de la mano derecha debajo de la nariz y posicionar el papel de lectura al nivel del codo (distancia de Harmon).

Es fundamental que el niño sea consciente de que es indispensable mantener una distancia correcta con respecto al papel y que, con la ayuda de los padres, intente cada día mantener el cuaderno a una distancia progresivamente más adecuada. Es posible que se necesiten semanas o meses antes de conseguir hacerlo, pero una vez obtenido el resultado la distancia habitual de lectura resultara espontáneamente mucho más similar a la correcta.

2. Mantener una postura adecuada

La posición de lectura resulta a menudo incorrecta no solo en los adolescentes, sino también en los adultos. Muchos niños leen acomodados en el sofá, otros estirados en la cama, estirados sobre un lado o con la barriga hacia abajo. Leer en posiciones incorrectas debería ser sistemáticamente evitado.

La posición ideal es estar sentado en una mesa con una silla que tenga una altura que nos permita mantener la espalda casi recta. Para los niños más pequeños se aconseja utilizar una mesa y una silla con las dimensiones apropiadas.

3. Obtener la inclinación ideal de la superficie de lectura y escritura

Muchas personas leen en posiciones ergonómicamente desfavorables, pues el escritorio o la silla no están adecuadamente proporcionados a la altura. Los estudiantes de algunos decenios atrás se podían beneficiar del uso de unos pupitres inclinados. Esta buena costumbre se ha perdido, pero es recuperable fácil y económicamente. Para facilitar el mantenimiento de una postura adecuada puede ser útil colocar un atril encima de la mesa sobre el cual posicionar el libro. En el mercado existen muchos tipos de atriles: de madera, de plástico, de plexiglás, y muchos pueden ser adaptados a cualquier superficie de apoyo.

El atril permite tener el libro inclinado aproximadamente 20-25°, favoreciendo una posición correcta de la cabeza, una distancia de lectura más alejada y una buena iluminación de libro.

¡Visita la página del Libro CUIDA LA VISTA DE TU HIJO!

4. Utilizar una iluminación adecuada

La habitación en la cual se lee o se trabaja debería tener una iluminación adecuada: la intensidad de iluminación sobre el papel de lectura debe ser aproximadamente tres veces superior a la luz del ambiente circundante. Es necesario utilizar una fuente de luz dedicada a aquello que se está leyendo.

Cuando sea posible, lo ideal es utilizar la iluminación natural del sol, posicionando la mesa de lectura al lado de una ventana. Cuando no sea posible utilizar la iluminación solar, deberemos elegir una lampara de mesa posiblemente con el brazo articulado para poder posicionarla sobre un lado. Las lámparas con bombilla halógena deben evitarse sobre todo para los niños: producen una luz muy intensa, a veces deslumbrante, rica en ultravioletas. La ideal es una simple bombilla incandescente de 70-80 W de color blanco leche. Estas bombillas son las que producen menos cansancio visual, no provocan reflejos cuando los libros tienen las paginas claras y no deslumbran.

5. Mantener una distancia y una posición correctas delante de la televisión

Muchísimos niños tienden a posicionarse muy cerca de la pantalla de la televisión. Algunos padres creen que colocarse a una distancia demasiado cercana era un problema relacionado con los televisores antiguos, que al tener una pantalla catódica emitían radiaciones.

En realidad, el problema se encuentra en un excesivo cansancio visual, y si desde la infancia el niño se posiciona demasiado cerca de la televisión, sucesivamente tendera a manifestar el mismo comportamiento también delante del ordenador y de los libros. Además, los niños adoptan posiciones corporales equivocadas hundiéndose en el sofá desde el cual miran la pantalla. Los padres deberían corregirlos y ensenarles comportamientos correctos. Ayudad al niño a no acercarse demasiado a la televisión poniendo en el suelo una cuerda a una distancia de dos metros de la televisión que el niño no debe sobrepasar.

6. Sujetar el bolígrafo correctamente

Hasta hace algunos decenios los niños aprendían a escribir con la pluma, lo cual tenía un significativo impacto en la manera de sujetar el bolígrafo, en la caligrafía y en la cualidad y velocidad de la escritura, pero sobre todo la pluma no dejaba mucho espacio para colocar la mano en posiciones erróneas y acostumbraba a los niños a colocar la mano, el brazo y el hombro de una forma correcta.

Con la introducción del bolígrafo en la infancia y en las clases de la primaria, hemos asistido a un progresivo empeoramiento de este tipo de educación visual-postural. Se deja escoger libremente a los niños como escribir y no se les educa a hacerlo de forma correcta.

Es sorprendente como una mala sujeción del bolígrafo puede provocar una cadena de adaptaciones posturales incorrectas: el niño escribe utilizando la muñeca o incluso el codo, posiciona los hombros de forma asimétrica, inclina la cabeza a menudo de forma evidente y también el papel sobre el cual está escribiendo.

7. Realizar pausas de forma regular

El rendimiento visual durante la lectura, y como consecuencia la velocidad, el confort y el aprendizaje, disminuyen con el número de horas dedicadas a estar en la misma posición y a la misma distancia.

Durante la lectura y el resto de actividades visuales que se realizan de cerca, es útil efectuar periódicamente algunas pausas y distraer la atención mirando objetos lejanos. Cuando leemos es bueno definir un punto del libro algunas páginas más delante de aquella que estamos leyendo, y cuando se llega a esa página es el momento de realizar una breve pausa.

Después de haber leído durante cierto tiempo puede ser que la visión hacia las cosas lejanas este levemente desenfocada. En este caso, basta mirar a lo lejos durante algunas decenas de segundos hasta que la vista vuelva a la normalidad. Pestañear repetidamente durante unos segundos ayudara. Durante una pausa de la lectura, elegid algo que se encuentre fuera de la ventana (por ejemplo, un árbol, un coche, una chimenea…) y contad todos los que veáis.


 

CONSULTA LA PÁGINA DEL LIBRO

CUIDA LA VISTA DE TU HIJO

Cómo mejorar la vista y el aprendizaje con una postura correcta

 


Redacción Macro Ediciones
La Redacción Macro Ediciones se encarga de comunicar novedades, anticipaciones, curiosidades y eventos relacionados con el mundo Macro. Los... Leer la biografía
La Redacción Macro Ediciones se encarga de comunicar novedades, anticipaciones, curiosidades y eventos relacionados con el mundo Macro. Los artículos divulgan las temáticas que Macro publica con pasión: lo mejor para el bienestar de Cuerpo, Mente y Espíritu contado por quienes ven nacer los bestseller del futuro. La redacción Macro se... Leer la biografía

Podrían interesar interesado en otros artículos del blog



Vivir Macro - n. 3
Obsequio Vivir Macro - n. 3

¡Suscríbete a My Macro y recibe este regalo!

Quiero recibir Vivir Macro - n. 3